Saltar al contenido

La menta es de gran ayuda en todos los problemas del tracto digestivo, incluida la indigestión, la flatulencia, el síndrome del intestino irritable y la halitosis derivada del estómago. También es útil en determinadas afecciones de los sistemas respiratorio y circulatorio y como tónico integral. La menta es un aceite analgésico, antiséptico, refrescante y antiinflamatorio con algunas propiedades antifúngicas. Tiene un lugar en el tratamiento del catarro, dolores de cabeza, migrañas, irritaciones de la piel, reumatismo, dolor de muelas y fatiga.

El aroma del aceite esencial de menta es familiar y agradable para la mayoría. El aceite de menta es muy intenso y está mucho más concentrado que la mayoría de los otros aceites esenciales destilados al vapor. En diluciones bajas, es fresco, mentolado y bastante edificante. 

El aceite esencial de menta contiene mentol. El mentol induce una sensación refrescante, y el uso de aceite de menta ( a baja dilución ) en un uso topico o incluso en el difusor puede ayudar a refrescarte.

También se sabe que el mentol ayuda a aliviar los dolores de cabeza por tensión y los dolores y molestias musculares.

Propiedades del aceite esencial de menta.

  • Analgésico (alivio del dolor)
  • Antiinflamatorio,
  • Alivia el dolor de cabeza
  • Ayuda a la digestión
  • Alivia las náuseas y los vómitos
  • Reduce la fiebre
  • Promueve la limpieza bucal,
  • Combate la fatiga

¿Cómo usar el aceite esencial de menta?

  • De forma oral: En adultos, utilizar una dosis máxima de 5 gotas diluido o en capsulas vegetales.
  • Uso tópico: Se puede usar tópicamente en una proporción de 4 a 5%

TIP ESENCIAL: No utilice el aceite esencial de menta si padece de reflujo gástrico, pues puede provocar acidez.

Precauciones al momento de usar el aceite de menta.

Este aceite esencial presenta un mayor riesgo de causar irritación y sensibilización cuando se usa en el baño. Evite usarlo en el baño, incluso si está diluido.

Evítelo en niños menores de 3 años y utilícelo con precaución en niños menores de 6 años, especialmente cerca de la cara o la nariz. Los aceites esenciales con alto contenido de mentol pueden causar dificultad respiratoria o problemas respiratorios en niños muy pequeños. 

Las dosis extremadamente grandes de menta (más de 5 ml al día) pueden interactuar con la codeína y reducir significativamente su efecto analgésico según la investigación con animales.

Puede irritar las membranas mucosas (ojos, boca, fosas nasales, vagina, recto).

Usar con precaución si padece reflujo gastroesofágico. La menta relaja los músculos lisos y puede relajar el músculo del esfínter esofágico inferior. La relajación de este esfínter puede aumentar los síntomas de acidez y reflujo ácido.